Muchos reciben como regalo joyeria oro y tienen la curiosidad de saber si son verdaderas  o también sucede que se ha comprado una joya a un precio muy económico y se tienen dudas sobre la calidad de la joya, pues como se dice "no todo lo que brilla es oro". Para poder detectar si es una pieza auténtica existen algunas pruebas caseras fáciles de hacer que podrían ayudar; pero no siempre serán 100% seguras pues todo depende de la aleación que tiene con otro metal.

El principal indicador de la calidad de la joya es su precio, recuerda que si la encuentras a un precio muy económico te podrían estar vendiendo una pieza falsa. Después hay que averiguar cuántos quilates de oro tiene, y esto se hace observando los números que van en la parte posterior de las joyas. En esos números se indica el porcentaje de oro y el código del fabricante.

El oro no tiene ningún olor, mientras que otros metales tienen un olor característico. Otra forma muy sencilla y algo mítica es morder el metal y pasarla por fuego. Algunos emplean un imán, pero con esto solo se podría saber si la joya lleva hierro pues los otros metales no son atraídos. También puedes ponerlo en cloro o en bicarbonato con limón, en ambos casos si mantiene su color y sale más brillante es verdadero y si cambia de tono y textura será una pieza falsa.

Haz una prueba de reacción química con ácido nítrico. Si se hace esto en casa hay que tener mucho cuidado, pues este ácido es corrosivo y quema la piel. Prueba poniendo una gota en la joya sino reacciona es oro auténtico. Con esta prueba hay que tener en cuenta que las joyas bañadas tampoco reaccionarán, por lo que se recomienda limar una parte de la joya que no sea visible y allí echar una gota del ácido. Si lleva por dentro cobre se verá de color verde y si es de plata de color negro.

Las mejores opciones serán hacer un análisis en un laboratorio acreditado o ir a un joyero de confianza pues tiene años de experiencia trabajando con joyas.  Recuerda que la mejor manera de tener una joya de oro verdadero es comprar en una joyería reconocida, así se tendrá la garantía de que es una joya de primera calidad.